Vialidad restauró la histórica balsa de Villa Urquiza

Vialidad Provincial, a través de la Dirección de Conservación y en conjunto con la Sección Carpintería de la Dirección de Mantenimiento y Suministros, trabajó en la restauración y puesta en funcionamiento de la balsa de Villa Urquiza. La Zonal Cerrito colaboró con su maquinaria para la votación. El flotante es uno de los atractivos turísticos de la localidad y es la única de tracción a sangre en el país. Esta semana se repasaría el acceso para retomar el servicio.

La histórica y tradicional balsa que une la localidad turística de Villa Urquiza con la capital entrerriana fue reparada, restaurada y puesta a flote por iniciativa de la Dirección de Conservación, a través del área puente y en conjunto con la Sección Carpintería de la Dirección de Mantenimiento y Suministros de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV). La restauración incluyó tareas de reparación de portalones, piso, laterales, empabilado, masillado y pintura, entre otras. Personal de la Zonal Cerrito trabajará en el mejoramiento del acceso con el objetivo de rehabilitar el servicio a más tardar este viernes.

Respecto del trabajo de carpinteros, técnicos, maquinistas de Vialidad, su operario, Carlos Bautista Cardenia, señaló: “Estas mejoras nos van a permitir continuar con nuestro trabajo diario teniendo en cuenta que en la temporada turística nos visita mucha gente de Santa Fe, Paraná, Córdoba, Buenos Aires, amantes de la playa y de la actividad pesquera”.

En cuanto a sus características de la balsa, Cardenia, destacó que es la única de tracción sangre en el país. Además relató que desde 1976 se encuentra al mando del malacate que hace circular la balsa por el arroyo Las Conchas. El paso por el arroyo data de 1905 y la actual es la tercera balsa utilizada. Actualmente es una de las fuentes de trabajo de la familia Carreño, y un paseo tradicional de los amantes de la naturaleza.

Reparación íntegra

A fin de mejorar la calidad de la embarcación y rehabilitar el servicio, personal de carpintería, trabajó en la reparación de portalones (rampas de ingreso y egreso), colocación de gradines (trabas), colocación y reparación de cuadernas (esqueleto/estructura de la balsa), refuerzo de piso y largueros, mejoramiento de engranajes y remplazo de poleas, y finalmente el empabilado, masillado y pintura, a fin de rellenar los espacios y evitar las filtraciones. Para una mayor resistencia y durabilidad se utilizó madera de Anchico.

Atractivo turístico

Además de reducir notablemente los kilómetros que unen Paraná con Villa Urquiza: 45 kilómetros por ruta de asfalto a 25 por balsa, muchos turistas hacen del paso una excursión. Su atractivo consiste en llegar al arroyo Las Conchas y subir a un flotante que cruza a la otra orilla gracias a una polea que el balsero mueve a mano para ir enganchados por un alambre que atraviesa el curso de agua. En ella pueden viajar hasta tres vehículos.