La zonal Diamante intensifica sus tareas en los caminos rurales y accesos del Departamento

Vialidad Provincial continúa con su plan de mantenimiento y mejora de caminos rurales y accesos en todo el territorio provincial. En el Departamento Diamante se repone ripio en distintas aldeas e ingresos a establecimientos educativos. Vecinos y productores rurales expresaron su conformidad con las obras.
La Dirección Provincial de Vialidad (DPV), a través de la Zonal VII Diamante, viene realizando distintas tareas para mejorar y conservar la transitabilidad de la red secundaria y terciaria en varios caminos de la zona. Algunas localidades y escuelas que antes quedaban incomunicadas por las lluvias, son ahora de fácil acceso gracias a los trabajos del órgano vial.
Un claro ejemplo de esto es lo que sucede en Salto, una aldea de 300 habitantes, en donde hace poco tiempo se construyó una calzada sumergible sobre un importante camino vecinal, que es de vital importancia para llegar hasta la escuela y para sacar la producción. En ese sentido, el presidente de la Junta de Gobierno de Salto, Eleuterio Weinzettel, manifestó: “Antes este camino tenía sólo una alcantarilla y cada vez que llovía fuerte el agua arrastraba los caños y no se podía pasar, por lo que era imperante hacer esta obra, y se logró gracias a la colaboración de Vialidad, que puso los materiales y nosotros pusimos la mano de obra”. Luego, Weinzettel explicó que “llevó aproximadamente 470 horas de trabajo y utilizó 50 metros cúbicos de hormigón” y agregó: “Nos tocaron tiempos de muchas lluvias durante la construcción asi que se nos atrasó bastante porque cada vez que llovía el agua tapaba todo lo que íbamos haciendo, pero por suerte lo pudimos concretar y la utilidad es máxima”.
Un agricultor de la zona, llamado Atilio Pedro Lell, que vive en las proximidades de la calzada, también se mostró muy satisfecho. “Antes era siempre un problema porque en cuanto crecía un poco el agua nos quedábamos sin camino. Estuvimos varios años esperando hasta que ahora se pudo concretar la calzada, que trajo un beneficio enorme para todo el pueblo”, dijo casi emocionado. Como si esto fuera poco, la zonal se estuvo dedicando en las últimas semanas al perfilado de calles de toda la aldea.
Otro trabajo importante que se viene haciendo desde hace unos meses, es en la zona conocida como La Última Copa en un camino que sale perpendicular a Crespo con dirección hacia el lado de Isletas. Se trata de un tramo muy necesario para los productores rurales, en donde se hicieron 7 km de broza y se enripió por arriba con ripio traído desde la Costa del Uruguay. Sobre estos trabajos, se expresó Omar Capelino, un vecino de la localidad de Isletas. “Hace 20 años empezamos a pedirle a los distintos gobiernos por este camino, hasta que vino el Ingeniero Jorge Rodríguez y se comprometió ante un grupo de 40 productores y nos enripiaron casi 7 km”, señaló con un dejo de alegría, para enseguida agregar: “Sólo falta una parte para poder unirlo con el ripio que viene de Ramírez. Para nosotros es fundamental esta obra, es la vida de la gente del campo. Antes cuando llovía no se podía llegar ni a la policía ni a la escuela, y los tamberos y avicultores no podían sacar su producción”, dijo.
Entre los trabajos más importantes que ha hecho la zonal en los últimos tiempos tampoco puede dejar de mencionarse el embrozado y enripiado que se efectuó en los accesos a las Escuelas Nº 17 y 34, algo que mejoró notablemente la situación de los alumnos que concurren a esos establecimientos educativos rurales. “Fue un cambio de vida tener el ripio, favoreció a toda la comunidad. Cuando se hizo el ripio a la escuela 34 también se hizo hasta acá. Ahora cuando llueve estamos tranquilos porque podemos salir. Es otra realidad la que tenemos hoy, y estamos muy agradecidos”, afirmó Marcia Copini, directora de la Escuela Nº 17 Domingo Faustino Sarmiento, de Isletas.
Por último, otras tareas que continúan en ejecución, son el frizado y bacheo de la Ruta 11 y reposición de broza y perfilado en Villa Fontana.