En los talleres de Vialidad arreglan máquinas pesadas y fabrican indumentaria para sus obreros

El área de Mantenimiento y Suministro de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) lleva adelante la reparación de las máquinas que se utilizan para arreglar y mantener las rutas de nuestra provincia. Cuenta además con un taller textil propio para proveer de vestimenta a sus empleados.

En el marco de la gestión que Vialidad Provincial lleva adelante para mantener y mejorar el estado de las rutas y caminos, una parte fundamental de esa tarea la desempeñan los trabajadores de la Dirección de Mantenimiento y Suministro, área responsable del mantenimiento de la planta de maquinaria pesada y liviana. Ese esfuerzo se evidencia cuando se circula por una ruta en óptimo estado, pero se ignora, muchas veces, que detrás existen miles de obreros que trabajan para que las herramientas utilizadas para tal fin funcionen al máximo.

Precisamente, en ese lugar que nadie ve pero que resulta imprescindible para la labor que Vialidad realiza, allí es donde reside la importancia y el valor del trabajo de la Dirección de Mantenimiento y Suministro.

Conocida dentro del ámbito de los empleados viales como “los talleres”, se trata de un órgano de la DPV que se encarga del mantenimiento y reparación de todos los equipos y maquinarias que el órgano vial utiliza para trabajar en las rutas entrerrianas. Además fabrica y suministra repuestos para todas las zonales, realiza las licitaciones para la compra de las máquinas y, como si esto fuera poco, confecciona su propia vestimenta de trabajo.

Según informó el director del área, don Alberto Kemerer, hasta el momento la Dirección lleva ejecutadas 1328 órdenes de trabajo, de las cuales se han cerrado el 85%. “Dentro de los talleres de mecánica pesada, se han recuperado en forma total, en lo que va del año, trece equipos, veinte motores y otros diecisiete en las zonales. Acá ya tenemos diez para entregar y quince en trámite de reparación. Se trabaja mucho”, aseguró Kemerer, con un dejo de satisfacción al hacer referencia a la cantidad de máquinas reparadas durante el primer semestre de 2014. “Es un trabajo pesado y en la mayoría de los casos se traen estas máquinas desde las zonales porque allá no se las puede arreglar”, agregó. Se trata de topadoras, retroexcavadoras, motoniveladoras, tractores, que requieren trabajos delicados. En cada zonal hay un taller donde se les hacen mantenimientos básicos, pero cuando son reparaciones grandes se las deriva a las zonales, ya que estas no cuentan con la infraestructura adecuada ni con personal dotado para hacerlo. Por eso, aseguraron desde el ente vial, que la intención a futuro es fortalecer ese aspecto, para que las zonales puedan hacerse cargo de todo eso. “No sólo hacemos reparaciones, sino que además fabricamos las baterías, palieres, bujes y pernos, que utilizan las distintas máquinas. No compramos esos repuestos, los hacemos nosotros”, aseveró la máxima autoridad de los talleres.

Kemerer indica que desde el año 2006 en adelante se hizo un fortalecimiento institucional muy grande. “Se invirtieron más de 100 millones de pesos en maquinaria. El año pasado se compraron trece camiones Ford para la cantera Yeruá, más otros que fueron para la costa del Paraná. Y este año ingresaron cuatro camiones livianos –dos para la parte de laboratorio de suelo, uno para mecánica y otro para movilidad-, más dos camiones de gran porte para transportar carretones para acoplado”, destacó el funcionario. Y agregó que en este momento está en proceso el llamado a licitación de cuatro cargadoras con balde de 2,5 mts, tres retroexcavadoras combinadas, cinco tractores, seis camionetas doble cabina para los jefes zonales, un camión regador de asfalto y un camión regador de agua. Destaca Kemerer que “todas estas inversiones son prueba de la incansable tarea que Vialidad lleva adelante en pos de mejorar día a día las carreteras de la provincia”.

Un taller textil propio

Un párrafo aparte merece el taller textil propio con el que cuenta la Dirección de Mantenimiento y Suministro, que funciona desde el año pasado (aunque su producción comenzó este año) y que provee de la ropa de trabajo a todos los empleados de la planta. Allí se confeccionan botines, mamelucos, camisas y pantalones; de color caqui y de color naranja para la gente que está en obras.

A la fecha el taller textil lleva confeccionadas 1300 prendas de trabajo, lo cual significó facilitarles la vestimenta a los empleados no sólo de Paraná sino también a los de las 18 zonales. “Nuestra intención es fabricar la ropa para todos. Hacer guardapolvos para el personal de maestranza, trajecitos para las chicas de oficina, un uniforme para los choferes y para los muchachos de la guardia. Tenemos el personal idóneo y muy buenas máquinas para hacerlo, así que de a poco lo iremos concretando”, afirma Kemerer.

Desde el punto de vista económico, el taller textil es más que redituable si se tiene en cuenta que antes de su creación Vialidad gastaba 1,7 millones de pesos en prendas, y desde que éste inició su producción, el gasto se ha reducido a 500 mil pesos en materia prima, con los que el taller elabora todas las prendas que antes se compraban hechas, lo cual resultaba más costoso.

“Es algo realmente novedoso porque son muy pocas las reparticiones viales de nuestro país que cuentan con un taller textil propio para proveer de ropa a su personal”, recalca orgulloso Kemerer.

Los números

  • 1164 son las prendas de trabajo que el taller textil lleva confeccionadas (25 guardapolvos, 40 pintorcitos) desde que inició su producción en marzo de este año.
  • 1328 son las órdenes de compra que ingresaron.
  • 350 son los empleados que trabajan en Mantenimiento y Suministro.
  • 13 son los equipos que se han reparado en forma total.
  • Más de 30 motores arreglados.
  • Más de 70 baterías fabricadas.