Botaron la nueva balsa que une Paraná con Villa Urquiza

Este miércoles, se llevó adelante un importante operativo para reemplazar la histórica embarcación de madera que une las localidades de Paraná y Villa Urquiza. De esa manera, se botó la nueva balsa “Maroma”, la cual que fue confeccionada con materiales exigidos por Prefectura Naval. El Gobierno a través de Vialidad Provincial, unificaron esfuerzos para sustituir el nuevo transporte que continuará siendo parte del paisaje turístico reconocido como uno de los únicos que quedan en el País a tracción a sangre.

Ante la presencia de vecinos y la familia responsable de brindar el servicio de la histórica balsa que conecta Paraná con Villa Urquiza, el Gobierno Provincial por intermedio de Vialidad botaron la nueva embarcación que continuará trasladando miles de vehículos por el arroyo “Las Conchas”.  La misma fue confeccionada con chapa naval y mantiene el mismo sistema maroma manual para mantener la tradición.

La flamante “Maroma” fue construida y confeccionada en el departamento Diamante por un astillero, el organismo vial debió cumplir todas las medidas de seguridad que requiere Prefectura Naval para lograr la aprobación y poder botarla en el arroyo arriba mencionado  y reemplazar por la histórica balsa de madera.

Cabe recordar que hace unos años la DPV restauró por completo la balsa porque había sufrido importantes daños luego de las intensas lluvias y creciente del arroyo mencionado. En ese contexto, hoy los lugareños cuentan con un moderno sistema de traslado de vehículos y camionetas confeccionado con materia naval e iluminación, bajo la aprobación de Prefectura y la inversión del organismo provincial vial.

Sobre ese tema, la Directora Administradora del ente vial, Alicia Benítez, destacó: “Este trabajo se logró gracias al esfuerzo de nuestro personal y el compromiso del Gobernador, Gustavo Bordet. Tener esta nueva balsa significa continuar creciendo y apostando al turismo de nuestra región”.

El Director de Conservación, Mario Sonzogni, resaltó: “Es una obra que el Gobierno y Vialidad logran concretar para toda Provincia sabiendo la importancia que tiene este paso como atractivo turístico. La configuración original es del año 1924 y hoy  si bien ha presentado algunas modificaciones presenta el mismo sistema de transporte “Amaroma” (se trata de una raíz de un árbol que tiene una caladura y se tira con cordeles, tracción a sangre).  Con el tiempo se cambió por un sistema “malacate”, el cual tira y libera un cable para unir ambas orillas”

Por su parte, Carlos Bautista Cardeña, más conocido como “Carluncho”, es el encargado histórico del manejo a sangre de la balsa. Al respecto de esto señaló: “Para nosotros contar con una nueva balsa es algo histórico porque hemos pasado muchos años trabajando con esta balsa de madera. Quiero agradecer a Vialidad ya que siempre nos ayudó cuando por la creciente  y desgaste de los años había que reconstruir las anteriores embarcaciones”.

 

 Atractivo turístico

Además de reducir notablemente los kilómetros que unen la capital provincial con Villa Urquiza: 45 kilómetros por ruta de asfalto a 25 por balsa, muchos turistas hacen del paso una excursión. Su atractivo consiste en llegar al arroyo Las Conchas y subir a un flotante que cruza a la otra orilla gracias a una polea que el balsero mueve a mano para ir enganchados por un alambre que atraviesa el curso de agua. En ella pueden viajar hasta tres vehículos.